A mediados de abril de este año, el Banco Central de la República Argentina informó, a través de la comunicación A6680, algunos dictámenes para aliviar a las pymes. Se estableció que las entidades financieras contarán con un plazo máximo para acreditar en la cuenta de cada comercio el importe de las ventas realizadas en un pago mediante tarjetas de crédito y/o compra.

Aquel plazo fue fijado en 10 días hábiles desde la fecha que se realiza la compra con tarjeta de crédito. Es importante saber que, antes de esta norma, el plazo máximo de acreditación sólo existía para las tarjetas de débito y era de 72 horas. La Cámara Argentina de Comercio detalló que el valor de las ventas realizadas con tarjeta de crédito se acreditaban a la cuenta del vendedor en un plazo de 19 días hábiles.

Por otro lado, el Banco Central también dictaminó que ninguna entidad financiera podrá cargar intereses y comisiones a los comercios adheridos ni impedir la modalidad de pago con tarjetas. En muchos casos los comercios preferían dificultar el pago, no aceptar tarjetas o simplemente indicar que “el sistema no funcionaba”. Afortunadamente, todo esto quedará de lado.

Otra de las cuestiones tratadas fueron las comisiones por depósitos en efectivo por ventanilla en cuentas de titulares de PYMES. Las mismas quedaron fuera de vigencia y está prohibido cobrar un plus extra por aquel servicio. Hasta ahora sólo se excluía de las comisiones a aquellos depósitos realizados por personas humanas.

Según el Banco Central, los fines de estas medidas son promover la reducción del elevado costo que los comercios afrontan al utilizar el sistema de tarjeta de crédito, que haya una suba en el número de comercios que aceptan esas tarjetas y que se produzca una formalización en la economía.