Como hemos visto en Todo Cheques, existe una gran cantidad de cheques que se diferencian entre ellos según los fines que deban cumplir. Hablamos previamente en nuestro blog acerca de los cheques al portador, los cheques endosados, los cruzados, los nominativos, los cancelatorios, los de pago diferido, los de viajero, los bancarios y los electrónicos, entre otros.

Todos presentan características diferentes que varían en cuanto a la persona a la cual se dirige el cheque, quién y cómo puede cobrarlo y el plazo de tiempo que tiene el beneficiario para realizar el cobro. Ahora nos enfocaremos en los cheques imputados para seguir adentrándonos en el tema y despejar posibles dudas relacionadas a ellos.

El cheque imputado es el encargado de enunciar la finalidad del mismo cheque. Es decir, en él se detalla la indicación concreta y precisa de la imputación que se busca extinguir con este documento. El librador lo asigna al pago de una deuda determinada y sólamente el acreedor de la deuda, cuyo pago se imputa el cheque, podrá endosarlo. El mismo debe estar hecho a favor de una persona específica, es decir, que es un cheque nominativo. En caso de que se haga un endoso del cheque, el mismo también debe estar dirigido a una persona porque será la única manera que quede una constancia escrita de quién recibió el pago y para que concepto debe utilizarlo.

Esa información se debe detallar en el dorso del cheque junto con la firma de quien lo emite. Todos los datos indicados deberán estar correctamente detallados y corroborados por el librador. Tanto los nombres como las fechas, y el monto (en números y letras) debe estar escritos legiblemente ya que, por cualquier falta de comprensión o simple error, la entidad bancaria podrá rechazar el cheque.

Según la Ley de Cheques (Ley 24.452) en el Artículo 37, sobre el cheque imputado, se detalla que «la cláusula produce efectos exclusivamente entre quien la inserta y el portador inmediato; pero no origina responsabilidad para el girado por el incumplimiento de la imputación. Sólo el destinatario de la imputación puede endosar el cheque y en este caso el título mantiene su negociabilidad».

El fin de este cheque es crear un comprobante justo de que el dinero se destinó para cancelar determinada obligación y, generalmente, es muy utilizado entre quienes envían cheques vía correo a lo largo del país.