La crisis económica que atraviesa el país está perjudicando notablemente a todos los sectores. Esta vez es el turno del fútbol ya que, según informes del Banco Central de la República Argentina publicados en agosto, clubes como San Lorenzo, Unión de Santa Fe y Rosario Central han acumulado una gran cantidad de cheques rechazados por falta de fondos.

Muchos equipos de fútbol están atravesando situaciones difíciles. Lammens, el presidente de San Lorenzo, acumuló 77 cheques rechazados por un total de $74.5 millones luego de las elecciones PASO del 11 de agosto pasado. Es decir, en menos de un mes el equipo azulgrana se vio enredado en una crisis financiera que quedó al descubierto.

En el caso de Rosario Central, el informe sacó a la luz que en tan solo un mes y medio cinco cheques por un monto mayor a los 6 millones de pesos habían sido rechazados. De todas formas, el club informó que ya se habían hecho cargo de aquellos pagos y que los mismos no pertenecen a sueldos del plantel profesional o el cuerpo técnico. Dicha información hace que Unión quede desligado de una posible sanción o apercibimiento por parte del Tribunal de Disciplina de Superliga.

Por otro lado, Unión de Santa Fe viene atravesando una situación similar desde el mes de mayo. El primer cheque rechazado en aquella fecha fue de un monto total de $227.000, luego se sumaron cuatro cheques más por $95.438,32, $465.281,19, $55.000 y $150.000, respectivamente. El cheque de $95.432,32 es el único de los cinco que aún figura como rechazado.

Según dirigentes de los clubes, entre las principales razones que causan los rechazos de los cheques se encuentran el recorte de la cadena de pagos entre clubes, la baja de ingresos y la mora en la masa societaria causada por la crisis financiera. De todas formas, dentro del marco de una economía inestable e impredecible, los clubes anuncian que están haciendo todo lo posible para regularizar y estabilizar sus respectivas situaciones.