En la actualidad, diferentes entidades bancarias otorgan la opción a sus clientes de comprar los cheques adquiridos en otras partes del mundo sin importar la divisa en la que esté expresado el monto ya sea en dólares, libras esterlinas o euros. Entre los cheques de países del exterior que se incluyen dentro de este servicio se encuentran los emitidos en Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Italia o España.

Las entidades bancarias en Argentina reciben cheques de jubilaciones y pensiones, cheques de bancos emitidos por un banco del exterior, cheques de compañías internacionales que muchas veces tienen filiales en nuestro país, cheques de universidades librados por entidades educativas para poder realizar pagos a estudiantes o profesores y cheques de seguro de vida o retiro emitidos por compañías internacionales de seguros, entre otros.

Dependiendo el valor de su cheque y el motivo de la operación que realiza podrá cobrar el cheque en forma directa, es decir que recibe el pago al momento que lo presente en mostrador, o con la modalidad de valor a cobro y será abonado al recibir los fondos por el banco librador. Generalmente, la gestión de esa modalidad demora alrededor de 45 días.

Para cobrar su cheque sin inconvenientes usted deberá presentarse en la entidad bancaria indicada con el cheque, el documento nacional de identidad, un servicio a su nombre y documentación que respalde el cheque. Dicha documentación variará según el cheque presentado y su monto.

En caso de que el cheque sea de jubilaciones o pensiones deberá presentar una copia de la documentación vinculatoria con la caja del exterior, si el cheque fue emitido por ayuda económica familiar deberá presentar la declaración jurada que certifique el vínculo, en caso de becas o gastos de estudios deberá presentar una carta del establecimiento educativo donde se demuestre la aprobación de la beca, monto y programa de estudios correspondiente y, por último, si el cheque fue librado por remuneración de trabajador deberá presentar la copia de su contrato laboral.

Es decir, vender cheques emitidos en el exterior no es nada complicado si somos clientes de una entidad bancaria y contamos con la documentación correspondiente. Para ello debemos ser muy meticulosos con los papeles y comprobantes que guardemos, tener todo en regla y contar con un registro que cerciore nuestras operaciones.