Si bien sabemos que cualquier titular de una cuenta corriente o apoderado que tenga registrada su firma en un banco puede emitir cheques para realizar pagos, no todos esos cheques pueden ser cobrados sin inconvenientes. Siempre debemos tener en cuenta los plazos y montos de los mismos.

Es por esto que existen ciertas dudas que nos surjen a la hora de cobrar un cheque. Podemos cobrarlos si son depositados en una cuenta o presentándolos en ventanilla de una entidad autorizada. Si el dinero depositado en el cheque lo retiraremos por ventanilla deberemos tener en cuenta los montos límites de ellos.

En caso de realizar un cheque para que un tercero, éste podrá cobrar la totalidad del monto indicado por ventanilla siempre y cuando el mismo no sea mayor a $50.000. En caso de que se exceda ese monto en el cheque, el banco no estará habilitado para realizar el pago.

La única excepción para cobrarlo en ventanilla en caso de que sea mayor a los $50.000 es si el cheque está librado a favor del titular de la cuenta sobre la que se giró ese cheque. Es decir, siendo el dueño de la cuenta que emitió el cheque, presentando un cheque propio en ventanilla, se puede retirar el monto indicado por más que exceda el límite sin ningún tipo de inconvenientes.

Por otro lado, según el Banco Central de la República Argentina, también pueden cobrarse por ventanilla cheques mayores a $50.000 en caso de que sean “valores a favor de terceros destinados al pago de sueldos y otras retribuciones de carácter habitual por importes que comprendan la nómina salarial en forma global”.

En todas las ocasiones deberemos tener en cuenta que los datos porporcionados en el cheque sean validos: tanto los del banco emisor, del beneficiario y el monto expresado de igual manera en letras y números. Si existiera discordancia entre lo expresado en letras y en números, siempre se tendrá en cuenta lo escrito en letras, dejando sin relevancia el monto expresado en números en la parte superior derecha del documento.

Además, como mencionamos anteriormente, Todo Cheques recomienda respetar los plazos detallados en los cheques para poder cobrarlos en término y que no sean rechazados por la entidad bancaria. Se debe tener en cuenta que mientras algunos de ellos tienen 30 días de corridos para retirar el pago, los de pago diferido se pueden cobrar una vez que el plazo indicado por el emisor comenzó.