Los cheques permiten realizar tanto extracciones de dinero en una entidad bancaria como también cobrar dinero en cuentas corrientes. En ambos casos, se deberá tener en cuenta ciertos parámetros a respetar para que las operaciones se realicen correctamente.
Los titulares de una cuenta corriente se encuentran habilitados para extender cheques pero hay que tener en cuenta que los mismos pueden ser librados hacia el titular mismo también, no solamente hacia terceros.
A la hora de extraer dinero por ventanilla es esencial que el monto a retirar no exceda el importe total que haya en la cuenta bancaria de quien libra el cheque ya que, de lo contrario, no se podrá extraer el monto total y el banco podrá decidir no pagarlo o hasta realizar una multa al librador.
Por otro lado, además de realizar la extracción del dinero en la ventanilla de un banco o endosar el cheque, se puede depositar cheques en cuentas de otras personas. Esta opción estará disponible sólo para algunos tipos de cheques.
El “cheque al portador” y “el cheque a la orden” pueden ser cobrados en efectivo por ventanilla o depositado en la cuenta de cualquier persona que esté en blanco.
En caso de retirarlo en efectivo, el beneficiario deberá presentar un documento que acredite su identidad y, para depositarlo en la cuenta de un tercero, se debe escribir en el dorso del cheque el número de cuenta y trazar dos líneas cruzadas en el frente del documento.
Por otro lado, el “cheque nominativo” no puede ser depositado en una cuenta de terceros pero sí de un beneficiario.

¿Cómo depositar el cheque?
Para depositar el cheque en cuenta de otra persona se necesitarán, en primera instancia, todos los datos de la cuenta. Es decir: nombre del beneficiario, número de cuenta, nombre de la entidad bancaria en donde está radicada la cuenta y su número de sucursal.
La opción más sencilla es depositarlo personalmente por ventanilla en el banco pero también existe la posibilidad de depositarlo en un cajero automático. En este segundo caso se deberán esperar 48hs. para que se acredite la transacción. Siempre debe verificarse previamente si el cheque debe estar endosado o no porque, una vez ingresado en la máquina de autoservicio, no se podrán realizar cambios.
Tanto en los depósitos en ventanilla como en cajero automático recibiremos un comprobante de la operación realizada con éxito, el cual deberemos guardar junto a nuestro registro de cheques para evitar futuros inconvenientes.

Categorías: BlogCheques