Como ya sabemos, los Bitcoins son una criptomoneda utilizada como medio de pago y/o mercancía, creada en el año 2008. Si bien aún no son tan usuales en las operaciones, su utilización y circuito crecieron notablemente desde su nacimiento hasta el día de hoy. Ya hay algunos negocios y empresas que aceptan Bitcoins como medio de pago.

Esta moneda digital no está regulada por bancos, gobiernos ni entidades y, a raíz de eso, se la conoce como una moneda 100% descentralizada. Los Bitcoins funcionan con una tecnología denominada blockchain y todas las operaciones se realizan exclusivamente en internet.

En junio, la moneda alcanzó su nivel más bajo desde noviembre del año anterior. De todas formas, en los últimos días de julio el valor del Bitcoin creció alrededor de un 25%, que vendrían a ser US$2.000 y alcanzó los US$ 8.000. Se cree que este disparo repentino del Bitcoin se debió al interés que mostró BlackRock (empresa estadounidense de gestión de inversores) en el blockchain y las criptomonedas.

Según especialistas de Galaxy Digital (banco de comercio de criptomonedas), el Bitcoin se encuentra en su mejor momento y se pronostica que en los próximos 18 meses el valor del mismo se triplicará. El valor máximo que obtuvo el Bitcoin a lo largo de su historia fue US$20.000 y, en caso de que sean reales las predicciones para lo que resta de 2019, ese máximo será superado próximamente.

El Bitcoin tiene tres rivales principales, Ripple, Litecoin y Ethereum, que venían acercándose a sus valores y haciendo que su puesto como moneda virtual más fuerte esté en peligro. Gracias a esta alza en su valor, el Bitcoin se vuelve a posicionar y a distanciar de sus oponentes más directos.