Los créditos personales son préstamos de dinero que sirven para ayudarnos a concretar deseos y planes. Existen diversas maneras de conseguir uno de ellos, ya sea mediante una entidad bancaria o financiera y las modalidades de pago difieren según el plan acordado. Algunas compañías trabajan con cuotas de financiamiento que se pagan instantáneamente al día siguiente del día de cobro de sueldo del prestatario mientras que otras acuerdan fechas puntuales para realizar los cobros.

Si bien parece que no, los créditos no resultan muy difíciles de obtener. Es esencial cumplir con los requerimientos necesarios para obtenerlo antes de realizar una solicitud. Además, debemos saber que no sólo podemos solicitar créditos nacionales sino que también podremos pedir uno internacional a través de diferentes entidades que funcionen de manera internacional.

Cuando los préstamos son internacionales, las compañías pedirán documentos como comprobantes de empleo e historial crediticio y una copia de identificación personal, además de realizar una investigación de tu “background” financiero. Será necesario que puedan verificar tu perfil y asegurarse de que estás habilitado para abonar los montos acordados en los plazos que sea necesario. Para ello, será esencial tener todo organizado, en regla y al día así los procesos no se demoran y podemos tener acceso al crédito de manera rápida.

Generalmente, los créditos internacionales requieren que el dinero esté en una cuenta proveniente del país que lo otorgó ya que, la mayoría de las entidades bancarias y financieras, realizan préstamos en su moneda local. De todas formas, se deberá averiguar exhaustivamente si es posible solicitar un préstamo al país que queremos ya que muchos aún no realizan préstamos a individuos que se encuentren fuera de su región.

Lo importante antes de solicitar préstamos, tanto internacionales como los nacionales, es averiguar las tasas de interés y cuotas con las que trabajan. Generalmente esta información se encuentra en la “letra chica” de las pólizas y conviene asegurarnos de que, a la larga, no causen problemas a nuestra situación financiera.

Categorías: BlogCheques