A fines de mayo se publicó un decreto del Poder Ejecutivo en el Boletín Oficial a partir del cual se eliminó el impuesto sobre créditos y débitos realizados en cuentas bancarias para las corresponsalías que funcionan fuera de los bancos. Es decir, el impuesto al cheque quedó eliminado, principalmente, en lugares como farmacias y supermercados que funcionan como agencias complementarias al sistema bancario.

Desde 2018 los bancos cuentan con corresponsalías en distintos comercios como el correo estatal, farmacias, supermercados y estaciones de servicio. Esto fue habilitado por el Banco Central de la República Argentina en la comunicación A 6603.

A partir de aquella habilitación, tales comercios estarán habilitados a abrir cuentas, suscribir plazos fijos, realizar pagos, extracciones de efectivo y préstamos. Con la publicación del boletín oficial, todas las operaciones realizadas en estos comercios quedarán exentas del impuesto al cheque.

Yendo más atrás, la ley 25.413, más conocida como la Ley de Competitividad, implementó el impuesto al cheque en el año 2001. Con ella se dictaminó que el Estado cobraría un 0,6% de lo que se deposita y un 0,6% de lo que se cobra en cada débito o crédito de una cuenta corriente. De todas formas, algunas operaciones quedaron exentas. Entre ellas las operaciones inmobiliarias, los pagos de haberes y los jubilados.

Según el decreto firmado por el presidente, Mauricio Macri, Marcos peña y Nicolás Dujovne este dictamen busca “ampliar la cobertura geográfica del sistema presentando servicios a través de canales alternativos (…) y promover así la inclusión financiera”.

Si bien aún no han habido implementaciones inmediatas, se espera que las alianzas entre entidades bancarias y las cadenas comerciales se desarrollen en 2020. Según El Cronista, hay fuertes indicadores de que el Banco Nación y el Banco Ciudad serán los primeros en impulsar estas aperturas.