Emitir un cheque es un acto financiero que se debe realizar de forma responsable ya que garantiza un pago por parte de un librador hacia un beneficiario. Solamente respetando los parámetros establecidos se evitará el rechazo de cheques.

Existen distintos motivos por los cuales un cheque puede ser rechazado. Estos son por falta de fondos existentes en la cuenta de quien emitió el cheque a la hora de cobrarlo por el beneficiario y otros llamados «defectos formales». Estos se presentan si la firma del librador difiere, si el firmante no tiene poder válido, si el contrato social se encuentra vencido, si hay faltas de firmas adicionales necesarias, si el firmante está inhabilitado por decisión judicial u otros motivos legales o por falta de conformidad en la recepción del cuaderno de cheques.

Además, los mismos pueden ser rechazados también por denuncia de extravío o robo, por irregularidades en la cadena de endosos, porque su plazo está vencido, si la fecha de presentación de un cheque de pago diferido es anterior a la fecha pautada, por orden judicial, por adulteración o falsificación del cheque detectados por el banco o simplemente por contener endosos que exedan las reglas estipuladas legalmente.

La multa establecida por cada cheque rechazado es del 4% del valor del mismo teniendo como monto mínimo $100 y como máximo unos $50.000. En caso de que la multa se cancele antes de que pasen los 30 días de la fecha de su rechazo el costo se verá reducido un 50%. En caso de no abonarla en el plazo de esos 30 días, el cliente o titular de la cuenta corriente se verá afectado y no podrá realizar operaciones bancarias.

El librador del cheque rechazado será el responsable de recuperar el mismo en la entidad bancaria que decidió no aceptarlo y deberá presentarlo posteriormente a su banco, para que, junto al pago de la misma, se pueda quitar la multa correspondiente.

La pregunta es, ¿a dónde va el dinero de las multas por cheques rechazados? Según la Ley de Cheques, el dinero recaudado a raíz de multas por rechazos será destinado a programas de ayudas para personas con discapacidad mediante el Banco Central de la República Argentina.