Muchas empresas deciden encontrar soluciones y beneficios para sus trabajadores. Los cheques gourmet, muy famosos en España por su incorporación en los últimos años en empresas de diferentes rubros y tamaños, han llegado como sistema de pago y han sido muy bien recibidos por los empleados.

Generalmente estos cheques son presentados como parte de pago a un trabajador para que pueda usarlos para comer en distintos establecimientos. Los mismos pueden ser canjeados exclusivamente en restaurantes que estén adheridos a los programas de cheques gourmet.

Las empresas contratan los cheques gourmet a través de otra empresa intermediaria que agiliza el proceso y evita que los interesados en este tipo de cheques deban hacer negociaciones con cada restaurante por separado. Las empresas intermediarias cuentan con una amplia gama de comercios adheridos a sus programas que varían en estilo, precio y calidad.

A partir de esta contratación de servicios la comida está indirectamente a cargo de un tercero. Es decir, ya no resultará necesario que la empresa cuente con un comedor para sus trabajadores y se ahorrará los procesos de cocina, almacenamiento y la maquinaria requerida para acondicionar correctamente el espacio.

Los cheques gourmet son un beneficio no monetario que cubre una de las necesidades más esenciales del ser humano y, al mismo tiempo, aporta la practicidad necesaria a quienes no pueden llevar comida desde su casa todos los días o a quienes prefieren no gastar mucho dinero en un almuerzo laboral.

Además, motivan al empleado y mejora el clima laboral haciendo que, con el paso del tiempo, los trabajadores compartan tiempo juntos durante el almuerzo. De todas maneras, aún existe un porcentaje de empleados que prefieren cobrar el dinero en lugar del cheque y decidir ellos mismos en qué gastarlo.

Con los cheques gourmet las empresas buscan minimizar los costos de sueldos negociando estos acuerdos con empresas intermediarias. Para los empleados esto sigue siendo un beneficio que les conviene económicamente.