Desde su asunción el 20 de enero de 2017, el presidente estadounidense Donald Trump, llamó la atención internacionalmente por sus fuertes y repudiables dichos. Algunos racistas, otros elitistas, otros extremistas y, su mayoría, autoritarios. Casi ninguno de ellos pasó desapercibido y muchos han dado la vuelta al mundo en primeras planas de diarios y revistas.

Para no perder la costumbre, el pasado enero, Donald Trump volvió a hablar sobre el muro que quiere construir durante su mandato en la frontera con México, la cual fue una de sus principales promesas de campaña y volvió a ser noticia mundial.

El presidente de E.E.U.U negó haber dicho que México pagaría el muro fronterizo con un cheque en blanco e indicó que ya lo está pagando indirectamente a partir de un acuerdo comercial existente entre México, Estados Unidos y Canadá llamado T-MEC.

El mandatario estadounidense asegura que aquel acuerdo es “revolucionario” y asegurará un futuro de prosperidad e innovación para las tres naciones norteamericanas cambiando para siempre el panorama comercial.

De todas formas, Trump señaló que aún falta la ratificación del Congreso para dicho acuerdo comercial. El mismo podría ser vetado por el partido demócrata (actualmente son mayoría en la Cámara de Representantes) y es por eso que Trump presiona al Congreso para que apruebe el presupuesto de 5.7 millones de dólares con el fin de financiar el muro y, según él, “enfrentar una crisis humanitaria y de seguridad en la frontera sur que involucra a miles de inmigrantes ilegales”.

Según El Comercio, “los demócratas señalan que el muro es un desperdicio de dinero de los contribuyentes y acusan a la administración de Trump de provocar una crisis manufacturada”.

Tal como comunicó el Washington Post, en caso de que no haya avances, Trump está dispuesto a realizar un acto público en la frontera para declarar emergencia nacional en la zona y estar más cerca de obtener los recursos que necesita para poder financiar el muro.

Categorías: BlogCheques