¿Qué son los cheques de terceros?

Existen distintos tipos de cheques y cada uno se distingue por sus características, plazos de cobro y regulaciones. En Todo Cheques hemos hablado de cheques al día, cheques de pago diferido, cheques al portador, cheques de viajero, cheques a la orden, cheques no a la orden y cheques cancelatorios, entre otros. Sabemos que los cheques al día pueden ser cobrados en el momento que los recibimos mientras que otros, como los cheques de pago diferido, pueden ser cobrados a partir de la fecha estipulada en el mismo. Es decir, se deberá esperar un plazo específico antes de poder adquirir el dinero.

Por cualquier tipo de razón puede suceder que no siempre podamos esperar a la fecha indicada de cobro de cheque y, en ese momento, existe la opción de acudir a los cheques de terceros y cambiarlos por efectivo fácilmente. Los cheques de terceros son un documento financiero emitido por un individuo o empresa a otro individuo y cobrado por una tercera persona que no figura en ninguna de las dos partes del cheque. Los mismos podrán ser cobrados estando o no endosados. Este tipo de cheques permiten que el beneficiario retire dinero en efectivo de manera rápida y segura en cualquier momento.

¿Qué se necesita para cobrar el cheque?

Los cobros de cheques a terceros se pueden realizar tanto en bancos como en instituciones financieras independientes. Se debe tener en cuenta que el único requisito para cobrar cheques de terceros en un banco es poseer una cuenta en el mismo. En caso de no contar con la cuenta en la entidad bancaria que se desea cobrar el cheque no existirá otra opción más que dirigirse a una financiera.

Para cobrarlo solo se necesitará presentar el cheque físico, el documento de identidad que acredite que usted es el autorizado a cobrarlo, es decir, el beneficiario, completar un formulario y firmarlo.

Además, es necesario saber que las entidades bancarias cobran un impuesto al cheque a la hora de pagarlo y el mismo corresponde al 1,2% del monto total indicado en el documento a lo que, a su vez, se le pueden sumar otras tasas e intereses estipuladas por el banco. Todo esto sumado hará que el monto que usted debe cobrar sea aún menor de lo esperado.

En resumen, los cheques de tercero permitirán que los beneficiarios consigan el dinero en efectivo de manera más rápida al no tener que respetar obligatoriamente los plazos con los que trabajan las entidades bancarias. De esta manera se contribuye a la aceleración del proceso sin dejar que el mismo sea seguro tanto para el emisor como para el beneficiario.

Categorías: BlogCheques