Hoy en día, gracias a la globalización, cada vez más personas reciben ingresos de países que no son los de origen. Esto puede deberse a que trabajan por Internet, tienen activos fuera o invirtieron en acciones o bonos de otros territorios, por citar algunos ejemplos. Por ello, es importante poseer una cuenta bancaria en dólares y que esté radicada en una nación sólida financieramente hablando. Y qué mejor que en el país de la tierra prometida, los Estados Unidos.

Si vivís en el país que preside Donald Trump, esto no representará un problema para vos, ya que tenés la ventaja de poder ir a un banco y simplemente abrir una cuenta. Lo más normal es abrir una cuenta corriente, denominada “Checking account”. Con ella se realizan la mayoría de las transacciones: cobrar el sueldo, pagar el alquiler, realizar compras, hacer transferencias, etc. Si por otro lado querés una cuenta de ahorro, la buena noticia es que te da una mayor tasa de interés, pero la mala es que no te permite hacer domiciliaciones, pagar facturas y tener chequera. Vas a tener que consultar con el banco en cuestión que es mejor para vos.

Los requisitos que te pedirán para llevar a cabo esta acción son: tener una dirección física en los Estados Unidos, presentar dos identificación legales con fotos (ya sean pasaporte, DNI o licencia de conducir), tener tu número de seguridad social, hacer un depósito inicial (el monto depende del banco), visa americana según sea el caso (turista, estudios, trabajo, permanencia, etc.) y si sos inmigrante, algunos documentos que te solicite el banco al que acudiste. Con eso resuelto, ya estarías en condiciones para empezar a disfrutar de los beneficios de tener una cuenta bancaria estadounidense.

Te estarás preguntando, “¿Cuál es el banco más recomendable?”. Si bien hay más de 50 bancos para elegir los más grandes y con mayor reputación son: el JP Morgan Chase, Bank of América, Citigroup, el Wells Fargo y el Goldman Sachs. Cada uno exige un depósito inicial diferente y también tienen su cuota mensual de mantenimiento por lo que tendrás que averiguar cuál se ajusta mejor a tu situación.

Ahora bien, ¿Qué pasa si no vivo en norteamérica ni tengo intenciones de visitar el país? En ese caso hay otras opciones que, gracias a Internet, muchas personas usan como alternativas. Estas son las billeteras electrónicas como PayPal, Payoneer, Payza o NetSpend. La primera es la más conocida pero Payoneer, por ejemplo, está respaldada por el Bank of America. Ya no hay excusas para quien esté analizando abrir una cuenta afuera, más precisamente en EEUU, para diversificar sus activos o empezar a cobrar ingresos provenientes del extranjero.