En un encuentro realizado en octubre en la sede principal de la Unión Industrial Argentina (UIA) a cargo de Miguel Acevedo se trataron varios puntos del Plan Productivo 2020-2023 articulados en los ejes de “Macroeconomía para el desarrollo” y “Políticas productivas”.

Los dos puntos principales fueron el plan de eliminación del impuesto al cheque y la reducción de la tasa de impuesto a las ganancias. Según fuentes de Ámbito Financiero, Carlos Abeledo, titular del departamento de impositivo de la UIA, consideró que la iniciativa de la UIA aspira a una “racionalización de la estructura impositiva de la Argentina” y que no a una rebaja de impuestos.

Por otro lado, según el documento de aproximadamente 300 páginas presentado en aquel encuentro, “las propuestas de UIA buscan potenciar el agregado de valor y su exportación al mundo”. Los industriales buscan volver al camino de reducción fiscal de la Reforma de 2017 que quedó fuera de vigencia a raíz de la crisis en 2018 y la central fabril que se pueda usar el 100% de los montos del impuesto al cheque para cancelar otros impuestos.

Ámbito Financiero detalla que, actualmente, “solo las mini pymes pueden compensar el 100% mientras que las pymes chicas pueden hacerlo al 100%”.

Además, en la propuesta también se detalló la solicitud de una reforma en la Ley de Procedimiento Tributario que, en la actualidad, permite que la AFIP realice embargos de las cuentas de distintas empresas que se demoren en sus pagos.

En lo que respecta a exportaciones, la Unión Industrial Argentina reclamó la eliminación de los derechos de exportación a Manufacturas de Origen Industrial y a las de Origen Agropecuario junto con la restitución de los reintegros.

Tal como indican fuentes de La Nación, con este plan estratégico para los próximos 4 años que abarca también gradualismo tarifario y un posible acuerdo de precios, la UIA “está poniendo el foco en la previsibilidad de los principales costos de producción del sector”.