Hace un par de semana recomendábamos en este blog invertir en una Fintech como una alternativa para hacer crecer nuestros ahorros. Pero, ¿qué son las FinTech? El término es una abreviatura de “Financial Technology”, son empresas jóvenes de alto impacto que ofrecen soluciones de productos financieros a usuarios. Estos servicios específicos, como sistemas de ahorro, préstamos o inversiones, son más innovadores y eficientes.

No son pocos los que creen que a los bancos les llegó su hora, como lo fue en su momento Netflix, Uber o Airbnb por citar algunos casos donde nuevas plataformas disruptivas revolucionaron sus industrias. En este caso el valor agregado que aportan las FinTech es que derriban muchas barreras burocráticas que hacían todos los procesos financieros más engorros y lentos, y le permiten el acceso a cada vez más personas a más bajos costos. “Es un fenómeno que no se va a detener, porque el consumidor busca comodidad y flexibilidad, hacer las transacciones desde la casa o donde esté y no ir a un sucursal a hacer un trámite», explica Francisco Nelson, Director de Transformación Digital de Axxon Consulting, en ámbito.com.

Por su parte, los bancos no quieren quedarse afuera y tomaron nota de este suceso que comprenden llegó para quedarse. Es por ello que muchos invierten ellos mismos en estas nuevas plataformas para no quedarse afuera el día de mañana. A su vez, en Argentina, también comenzaron su transformación digital. Si bien están haciendo un gran esfuerzo en este aspecto vital, esto no se logra de un día para el otro. Según Nelson, “lo más difícil es crear productos totalmente nuevos, que nazcan digitales”. Pero también resaltó que “este año se lanzaron los primeros dos bancos completamente digitales, sin sucursales”. Paralelamente, HSBC está en proceso de cierre de sucursales, mientras que ICBC, Santander, Citi, Galicia y otros están despidiendo persona.

Hoy en día, a nivel mundial, el 20% de los pagos ya es acaparado por las FinTech. En los últimos 5 años aparecieron alrededor de 5.000 empresas de este tipo. Solo resta esperar a ver cuáles se consolidan y acaparan la mayor cantidad de usuarios. Por el lado de los bancos, cuáles logran adaptarse de la mejor y más rápida forma ya que no sobrevivirá el más fuerte, sino el que mejor se adapte.