Son muchos los expertos que pronostican un detenimiento en la economía mundial para el año que viene. Esto se debe a varios factores, en los que encontramos: la guerra comercial entre EE.UU. vs. China; los diferentes problemas que atraviesa la Eurozona (en lo político con el Brexit como máximo exponente y en lo económico con una contracción en la industria) y la inestabilidad que reina en Sudamérica, que no hace más que postergar a la tan golpeada economía regional.
El contexto actual muestra que los grandes bancos del mundo tratan de mantener las tasas de interés bajas, cercanas a cero, como estímulo; pero lo cierto es que más personas en países ricos como Estados Unidos, Japón y varios de Europa están acumulando efectivo. Según las estimaciones del FMI “la economía mundial solo crecerá un 3% ese año, es la tasa de expansión más lenta desde que comenzó la crisis financiera mundial en 2008.”
Si bien el S&P 500 estableció un nuevo récord hace muy poco, la principal economía del mundo comienza a manifestar signos de desaceleración. No por nada el mejor inversor del mundo, Warren Buffet, prácticamente no hizo inversiones en el último tiempo. Si bien se le critica que dejó pasar esta última fiesta con los mercados alcistas, se sabe que el mandamás de Berkshire Hathaway tiene una visión a largo plazo. Es por eso que vendió algunas de las empresas que tenía en su cartera, acumulando la impresionante suma de USD 128 mil millones en efectivo. “Aproximadamente en cada década, nubes negras taparán los cielos económicos y por un breve período lloverá oro. Cuando esto ocurra, saldremos a juntarlo con fuentones, y no con cucharitas té” les escribió el inversor a sus inversores en una carta, hace pocos años. Como se dice popularmente: “En épocas de crisis, el efectivo es el Rey”.
Luego de las crisis de las “puntocom” en el 2000 y la crisis inmobiliaria en el 2008, pareciera ser que una recesión está a la vuelta de la esquina. Es por ello que si bien sugerimos desde este blog invertir para incrementar tu patrimonio y acercarte a la libertad financiera, recomendamos seas prudente en cuanto a la toma de decisiones con respecto a tu dinero en estos tiempos que corren. Recordá que “la paciencia es poder. La paciencia no es ausencia de acción, sino esperar el momento justo para actuar con los principios correctos y en la forma correcta”.

Categorías: BlogFinanzas