La inflación, la devaluación, la caída del consumo y las altísimas tasas de interés están causando un gran y desafortunado revuelo en la economía argentina. Esta situación parece no cesar para ningún área y, tal como sucedió el año pasado con la empresa Winery, hay otras empresas del rubro de bebidas alcohólicas atravesando una crisis que las lleva a cierres de locales debido a los cambios en los hábitos de consumo de sus usuarios generados por la situación económica actual.

Dulmes S.A., empresa propietaria de la conocida marca de bebidas “Tonel Privado” acumuló en estos últimos meses más de 60 cheques rechazados por un valor que ronda los 12 millones de pesos además de una deuda bancaria cercana a los $32 millones, embargos y un atraso previsional.

Tonel Privado se dedica a la comercialización de vinos, espumantes, whiskies, cervezas, espirituosas, chocolates, salados, aceites, energizantes, cristalería, artículos de coctelería, libros, cavas y otros accesorios. Muchos de aquellos productos son importados, lo cual complica a la empresa dada la devaluación del peso argentino con respecto al dólar en este último trimestre.

A pesar de tener cubiertos varios sectores dentro del mismo área, la cadena se vio obligada a reducir su estructura cerrando muchos locales ubicados en shoppings y en la avenida Libertador. Actualmente cuenta con seis locales operando en el barrio de Belgrano, Microcentro y Puerto Madero.

Según Yanina Otero, periodista de Ámbito Financiero, “la cadena de vinerías está incumpliendo desde mayo con los pagos correspondientes a la seguridad social y contribuciones patronales por parte de sus empleados”. Además, Otero detalló que tanto Tonel Privado como Winery, su competencia, vienen de años sumamente complicados a lo que también se sumó que el consumo de vino en Argentina ha alcanzado su mínima histórica.

De todas formas, en agosto la empresa declaró ante algunos medios de comunicación que no sufre problemas económicos y que los cheques rechazados se deben a la situación que afronta el país actualmente. Además, aseguraron no tener ningún juicio corriente y aseguran acomodar su situación cuanto antes.

Como era de esperarse, debido a la gran suba del precio del dólar el panorama para Tonel Privado no parece nada alentador. Restará ver de qué manera la empresa logra regularizar su situación para afrontar de la mejor manera el escenario de recesión que hoy presenta Argentina y salir, de a poco, de esta crisis que no perdona a ningún sector.